Ruta 7 días por Suiza - Día 1

Ruta Suiza día 1 - Empieza el Viaje

Día 1 - Ginebra, Lausana, Chillón y Gruyères

Llegada a Ginebra

Nos levantamos a las 6:00 de la mañana para llegar a Ginebra a las 10 en punto. Entre la espera de la maleta y el tiempo que tardamos en conseguir el coche de alquiler se nos hacen las 11:00 y, por miedo a no tener tiempo de ver todo lo que tenemos planeado, nos vamos directamente hacia Lausana sin hacer la visita rápida que teníamos prevista a la ciudad de Ginebra.

¡Error! Hubiésemos tenido tiempo de visitar rápidamente la ciudad. Te lo recomendamos si quieres seguir nuestra ruta.

¿Porqué me pone tan nervioso siempre empezar un nuevo viaje?

Visitamos la ciudad de Lausana

Sólo tardamos 20 minutos en llegar a Lausana. Aparcamos en la calle de la catedral, justo en el centro de la ciudad. Dedicamos casi una hora y media a visitar el centro antiguo de Lausana que, por cierto, nos supone la primera gran sorpresa del viaje.

¡Lausana es preciosa! La ciudad está situada entre dos montañas, generando inclinadas calles y miradores con fantásticas vistas. Calles estrechas, casas de piedra apretujadas entre ellas, empedrado en el suelo, palacios e iglesias góticas componen esta increíble ciudad, la cual se puede visitar en una hora y media sin muchos problemas.

Descubrimos el Castillo de Chillón

A las 13:00 marchamos dirección al Castillo de Chillón. Para llegar a él, decidimos no coger la autopista y, por el contrario, ladear el Lago de Ginebra por la carretera que lo costea. Sólo tardamos 20 minutos y pudimos disfrutar de unas vistas impresionantes al lago y a los viñedos que lo rodean.

El Castillo de Chillón es un castillo de época medieval situado a orillas del Lago Lemán. Debido a su ubicación, y en función de la perspectiva, parece que se encuentre apartado en una pequeña isla en medio del lago. Este hecho hace que el Castillo de Chillón sea diferente a cualquier castillo que hayas visitado.

Nosotros decidimos no entrar en el interior del Castillo y dedicamos una hora a recorrer las inmediaciones y hacer un montón de fotos.

Los motivos por los que no entramos fueron dos:

  1. El precio. La entrada al Castillo cuesta unos 17€ aproximadamente, y, en aquel momento, nos pareció algo caro.

  2. El tiempo. Yo seguía con la impresión de que no tendríamos tiempo de llegar de día a Gruyères... Pero, una vez más, estaba equivocado.

Era el primer día y aún no teníamos bien cogidas las medidas a Suiza. Visto ahora con perspectiva, si te apetece y haces esta ruta, te recomendamos entrar al castillo. Las reviews son muy buenas y, tras comparar el precio con el de otras atracciones, ahora no nos parece tan exageradamente cara la entrada. Nosotros nos arrepentimos de no haber entrado… con lo que nos gustan los Castillos de época!

Nos enamora Gruyères y cenamos la primera fondue

Para dirigirnos a Gruyères, decidimos no coger directamente la autopista e ir por una ruta panorámica que nos llevó  a la cima de Montreux. Desde ese punto, hay unas vistas panorámicas al castillo con el lago de fondo.

La ruta sigue adentrándonos a una Suiza mucho más rural dirección a Gruyères. Por el camino, paramos brevemente al pueblo de Brulle y a una fábrica/gruta del queso Gruyer justo a la entrada de Gruyères (aunque decidimos no entrar dado que los trabajadores ya habían acabado su jornada laboral, y no íbamos a verlos trabajar el queso).

A las 15:30 ya habíamos llegado a Gruyères y nos encontramos con un pueblo muy pequeño que, básicamente consta de una calle principal, un poco inclinada, que lleva al Castillo.

Una hora y diez minutos más tarde lo habíamos visitado todo y ya estábamos sentados en uno de los mejores restaurantes del pueblo, con vistas a la calle mayor, disfrutando de una excelente fondue.

Para esta ocasión escogimos el restaurante que muchos blogs y Tripadvisor recomendaban, el Restaurante le Chalet de Gruyères.

¿Nuestro opinión tras finalizar el viaje y comer un total de 4 fondues? Está fue la mejor fondue que probamos en esta ruta por Suiza, además de la más económica! Las vistas al pueblo desde su interior son muy románticas y las mesas de madera le dan un aire idílico. Así que, si te pasas por Gruyères, no dudes en probarlo!

Conclusiones del primer día en Suiza

Marchamos del pueblo todavía de día y nos dirigimos hacia nuestro Bed and Breakfast cerca de Friburgo. Allí pudimos descansar después de un día largo y lleno de experiencias.

Recuerdo esa noche claramente, ya que tomé tres notas mentales:

  1. Tendremos tiempo de hacer todos los puntos opcionales de nuestra Ruta de 7 días, pues las distancias son cortas.

  2. Suiza es caro, pero podremos mantenernos dentro de nuestro presupuesto.

  3. Este será un viaje magnífico. Es solo el primer día y está superando con creces todas las expectativas.

Con la imagen de la calle de Gruyères, el sonido del agua impactando en los muros del Castillo de Chillón y el recuerdo de la primera gran ciudad Suiza que visitamos, me dormí soñando ya con el resto del viaje que teníamos por delante.

Booking.com

Mapa de la ruta