Descubre The Giant's Causeway

Descubrir The Giant's Causeway - TravelHolics

En el extremo norte de Irlanda, en uno de los puntos donde la isla es más próxima a la de Gran Bretaña, nos encontramos con un accidente geográfico casi único en el mundo, The Giant's Causeway, también conocida como la Calzada del Gigante en Español. Se trata de un compendio de piedras hexagonales, perfectamente colocadas, que se adentran al mar y crean increíbles estructuras.

¿Cómo se originó el Giant's Causeway?

Cuenta la leyenda que hace muchos años había un gigante en Irlanda llamado Finn. Era fuerte, valiente y estaba en disputa con otro gigante situado en Escocia de nombre Bennandoner. Evidentemente, y por suerte para los dos, un mar entre ambos les impedía llegar a las manos, pero las conversaciones entre los gigantes eran más violentas cada día, hasta llegar al punto en el que Finn, decidió construir una pasarela a base de tirar rocas al mar para enfrentarse al gigante Escocés.

Una noche, comprometido a hacer justicia, nuestro querido gigante Finn, decidió acercarse a Escocia para zanjar el asunto cara a casa. Pero, a medio camino, descubrió que su contrincante escocés era mucho más grande y fuerte que él, así que corrió de regreso a su casa, perseguido por Bennandoner. Allí, la mujer de Finn tuvo la brillante idea de disfrazarlo de bebé y esconderlo en una cuna.

Al llegar el gigante Escocés a la casa de Finn, y descubrir un bebé tan grande, se asustó del posible tamaño de su padre, y volvió corriendo a Escocia destruyendo la pasarela a su paso.

Lo que hoy podemos observar en la Calzada del Gigante es, por tanto, los restos de esa antigua pasarela y uno de los zapatos de Bennandoner, que se le cayó durante la huida y que hoy en día se encuentra petrificado.

 La bota de Bennadoner

La bota de Bennadoner

Otra versión de la historia, más apoyadas por los geólogos que han estudiado el lugar, dice que hace millones de años había un volcán subacuático que jamás erupcionó. Las fuertes presiones, el agua, la falta de oxígeno y las altas temperaturas, dieron lugar a estas curiosas columnas hexagonales que, posteriormente, fueron erosionadas con el paso del tiempo, hasta dar lugar al escenario que existe actualmente.

Sea como fuera, la Calzada del Gigante es un paisaje extraordinario que debe ser visitado si estamos un tiempo por Irlanda. Por algún motivo, es uno de los dos Patrimonios de la Humanidad por la UNESCO de Irlanda, junto con la Isla de Skellig Michael.

 

¿Cómo llegar al Giant's Causeway?

La Calzada del Gigante se encuentra técnicamente en Irlanda del Norte, Gran Bretaña, por lo que tendrás que cambiar de país para poder llegar.

Desde Dublín, The Giant’s Causeway está a 3 horas en coche. Además, está muy bien comunicado por autopista por lo que se puede visitar en una excursión de un día.

Para llegar a la Calzada del Gigante, tienes dos opciones:

  1. Coger un tour desde Dublín. Hay muchos operadores turísticos que ofrecen la posibilidad de visitar la Calzada del Gigante en un día desde Dublín. Tú solo deberás preocuparte de estar puntual en el punto de encuentro.

  2. Alquilar un coche y lanzarse a la aventura de conducir por la izquierda. Esta opción te ofrece la posibilidad de ir más a tu aire.

Si dispones de más tiempo, nosotros recomendamos una ruta de dos días por el Norte de Irlanda, haciendo noche en Belfast, su capital. Así también podrás visitar esta ciudad llena de historia, separada aún hoy en día por un muro que divide a católicos y protestantes, y donde se construyó el famoso Titanic.

Al día siguiente recomendamos subir por la carretera costera, haciendo parada en Carrickfergus Castle, el puente colgante (Carrick-a-Rede) y en los Dark Edges, lugar en el que se grabó una de las escenas de la Segunda Temporada de Juego de Tronos, para llegar finalmente al Giant's Causeway, desde donde regresaremos directamente a Dublín tras la visita.

Mapa de la excursión en coche

 

Preguntas Frecuentes

 

¿Cuánto tiempo dura la visita a la Calzada del Gigante?

Hay un museo y centro de conservación que dan la bienvenida a todos los visitantes al Giant’s Causeway donde además se compra la entrada.

Desde allí, sale un trenecito que te baja hasta el mar, donde se encuentra propiamente la Calzada del Gigante. Alternativamente, puedes hacer ese camino de unos 20 minutos a pie ya que las vistas son preciosas y la bajada no es muy pronunciada.

Una vez llegamos a la calzada, puedes estar tanto tiempo como desees. Planea como mínimo un par de horas para pasear por este increíble lugar.

 

¿Cuánto cuesta la entrada al Giant’s Causeway?

La entrada a este espacio natural cuesta 8,50 £, unos 10€. No es necesario reservarla con antelación.

Este precio, también incluye el aparcamiento que se encuentra situado justo al lado del museo y centro de conservación.

 

¿Merece la pena?

Definitivamente, sí. Solo existen 3 sitios en el mundo con estructuras parecidas al Giant’s Causeway y, este, es el único que está tocando al mar y acompañado de un paisaje extraordinario a la falda de un acantilado.

Los otros dos se se encuentran en Islandia y Escocia, aunque son mucho más pequeños. Por este motivo, el Giant’s Causeway, junto con los Cliffs of Moher y la Skellig Michael Island, son lugares 100% imprescindibles si estás un tiempo por Irlanda.

 

¿Es difícil la excursión?

En absoluto, la excursión es realizable sin dificultades por todo el mundo e incluso está adaptada para personas con silla de ruedas.

Evidentemente, si estás en forma, puedes adentrarte en la Calzada, explorando más de cerca el lugar, pisar las piedras hexagonales y hacer una ruta más larga. Pero todo el mundo puede visitar y disfrutar este lugar tan especial.

 

Fotos del Giant's Causeway

Disfruta del Giant's Causeway, comparte el artículo con tus amigos y, si tienes cualquier duda, deja tu comentario :)